Juegos de fútbol: European Club Soccer

0

Category:



Este fue el primer y único que juego que compré para mi Mega Drive. Ahora no recuerdo si me costó 5000 o 6000 pesetas, sólo sé que era toda una fortuna para mí y tuve que pedir la financiación a mis padres. Después descubrí que alquilarlos en un videoclub era mucho más razonable y al lado de mi casa había uno repleto de juegos para la Mega Drive, en fin. Por lo menos fue un juego cuya inversión amorticé con horas y horas de pasión futbolera: se trata del European Club Soccer.

Por supuesto el juego debía ser de fútbol y este tenía muy buena pinta, al juzgar por los gráficos y la información que salía en la carátula del juego. El European Club Soccer te permitía escoger entre muchos equipos del continente para disputar un simulacro de la Copa de Europa. La selección de los equipos se realizaba mediante un menú rotatorio en el que primero seleccionabas el país correspondiente y luego a tu equipo.

En este menú descubrí dos cosas: que el Betis no estaba entre los equipos a elegir (más o menos lógico, teniendo en cuenta que entonces estaba en Segunda pero un poco menos lógico cuando comprobamos que sí que aparece el Málaga, que a la sazón estaba en Segunda B), y que el becario que se dedicó a diseñar los escudos de los equipos no tenía ni idea de la heráldica: confundió prácticamente todas las formas de los escudos: así, el del Barça tenía la forma del del Atlético de Madrid (y la bandera española en vez de la catalana) y el del Atlético tenía la característica “forma de olla” del club azulgrana. El del Espanyol ni siquiera sé si directamente se lo inventó o adoptó un antiguo escudo. El del Madrid también tenía la forma como el del Atlético, y ninguno de los “Reales” llevaba su correspondiente corona. Por otro lado la gama de clubes a elegir era amplísima.




El juego se desarrollaba en un scroll horizontal y realmente estaba muy bien conseguido. Una vez que empezaba la acción te dabas cuenta de que no era lo mismo seleccionar al Real Madrid que un equipo chipriota, por ejemplo. La calidad de cada equipo se veía reflejada en los atributos del equipo, en especial en la velocidad de los jugadores.

La jugabilidad era bastante buena, podías realizar tres diferentes tipos de lanzamiento: disparo raso, disparo largo y calibrando la fuerza y el efecto del disparo, según cuanto tiempo dejaras pulsado el botón correspondiente y hacia que lado giraras inmediatamente después del disparo. Los gráficos estaban bastante bien conseguidos: recuerdo que me llamó la atención el detalle de los pequeños puntos marrones sobre el césped que simulaban el efecto de la tierra que hay debajo mediante una técnica de puntillismo.



La música era otro elemento muy destacable. Había diferentes melodías en cada sección del juego, y durante los partidos tenía que ver con el país en el que se estaba disputando el partido, dividido en cuatro tipos de música diferente según si eran mediterráneos, del este, etc. Muy bien logrado este apartado, aunque algunas de ellas no me daban la impresión de que pegaran muy bien con la acción del partido.

Costaba lo suyo cogerle el tranquillo al juego, hasta que descubrí un método infalible para meter gol: te ponías en el semicírculo del centro del campo rival y lanzabas un balón largo hacia el área. Allí, si tu delantero estaba debidamente colocado, podías marcar fácilmente con un cabezazo. Cuando dominé esta técnica el juego se me hizo demasiado fácil y tuve que complicármelo yo mismo prohibiéndome utilizarla. Por suerte había otras formas de buscar el gol. Es curioso cómo en cada juego siempre hay un método infalible para marcar, es como decía un amigo mío sobre las vallas cuando intentábamos colarnos en algún sitio, por lo general campos de fútbol: “toda valla tiene un agujero, sólo hay que buscarlo”. Lo mismo con los videojuegos.

Pero gracias a esa técnica pude pasármelo por primera vez y descubrir una de las sorpresas que tenía guardadas el juego: tras ganar la copa de Europa, disputabas la Copa Intercontinental con un equipo Sudamericano como River, Boca, Palmeiras, Peñarol…
De este juego hicieron una versión llamada World Trophy Soccer, en la que los equipos eran selecciones nacionales y no clubes pero era exactamente lo mismo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...